Menu
Regístrate

Never surrender

24/05/2022

Lo escribo en inglés no por nada, sino porque la vez que más he aprendido escuchando estas dos palabras ha sido en un juego en el cual puedes optar a rendirte y si la mayoría absoluta vota que sí, se acaba la partida.

Por si alguien está leyendo esto en el siglo XXII, venimos – los del Real Madrid- de ganar y remontar al PSG, un final de infarto contra el Chelsea y heme aquí, un año más, en las semifinales de champions.

Nunca tendremos la certeza de las razones que nos traen a estos momentos de remontadas tan intensos, así que, si estabas buscando una fórmula matemática, este no es tu sitio.

Analicemos cómo tomarse una competición de cualquier tipo.

Una derrota peleada vale más que una victoria casual

En un primer lugar, aceptemos que en la vida vamos a tener victorias y derrotas, casi nunca tenemos una situación neutra. Podemos pensar que una derrota sabe a empate ya que no nos supone demasiada pérdida pero siempre, si somos sinceros con nosotros mismos: o ganamos o perdemos.

Hablando de escenarios competitivos como puede ser el laboral o el simple deportivo, estamos buscando mejorar porque cuanto más mejores mejor nos lo vamos a pasar. Esto al final es un círculo vicioso: aprendo, mejoro, me lo paso bien, más ganas tengo de aprender, más comprensión tengo del juego etcétera.

Si queréis saber cuál creo que es el mejor método para mejorar, se basa en dos grandes pilares:

  • Autocrítica
  • Confianza 

Sin estas dos variables, para mí, no se puede mejorar mucho.

  1. Autocrítica: Crítica que una persona hace de sí misma o de su obra.

O dicho de otra manera, no tener un ego de mil demonios y saber reconocer cuando lo haces mal para no echar las culpas siempre a factores externos siempre que caigas en una derrota.

  1. Confianza :

Esperanza firme que una persona tiene en que algo suceda, sea o funcione de una forma determinada, o en que otra persona actúe como ella desea.

Como me gusta pensar a mí: confianza en el proceso que sigues antes de empezar a realizar tu actividad.

Gracias a estas dos variables podemos tener seguro que si lo mezclamos con esfuerzo estamos abocado a mínimamente disfrutar el camino.

¿Por qué estas dos variables son fundamentales?

Gracias a la autocrítica podemos tener claro que vamos a mejorar ya que cada error será analizado y seguramente en el futuro se de en mucha menor frecuencia.

Un ejemplo para el póker: “No puedo evitar parar de mirar la gráfica mientras juego”.

Si no puedes dejar de mirar la gráfica es porque piensas que la gráfica dictamina cuan bien o mal estás jugando mientras que si sabes de póker, sabes que realmente es una muestra completamente falsa de la realidad.

Gracias a la autocrítica, puedes pasar completamente de lo que te cuente la dichosa gráfica y saber analizar los Spots que se van dando si los estás jugando bien o mal SIN tener en cuenta el resultado final.

Con la confianza en el proceso sucede algo similar, si somos capaces de saber cuando nos equivocamos y vamos a mejorar en ese escenario, con la confianza podemos hacer lo mismo pero para bien.

Si estamos estudiando una situación para desempeñar una estrategia P.ej: “Siempre que salga AK2 apuesto todo el rango a 25%”, estamos más preparados cuando nos salga un AK2.

Esto parece obvio pero mcuha gente estudia situaciones para luego in-game comenzar a improvisar.

Me gusta ver el póker como una cantidad de estrategias tronco que se van ampliando conforme más sabes de teoría con muchas ramas.

Y…¿La confianza?

Pues gracias a tener claro lo que estudiamos y cómo desempeñarlo en las mesas tenemos que confiar de manera bilateral: estudiando y jugando.

Si jugando tenemos claro qué hacer sin importar que vaya bien o mal (a veces perderemos apostando en el AK2 y a veces ganaremos, la cuestión es ganar más del 50%) y sabemos reconocer nuestros fallos, es imposible que no mejoremos con el paso del tiempo.

Una vez tenemos el camino, debemos tener la capacidad de ganar

Todo esto no sirve de nada si nos venimos abajo cada vez que las cosas empiezan mal.

Imaginaos cuantos partidos el Real Madrid o Rafael Nadal hubiesen perdido si en momentos de máxima tensión con muy poco por ganar y todo por perder hubiesen echado los brazos al suelo.

Hay algo que está claro, da más pereza esforzarse cuando las cosas no van bien.

Es muy fácil jugar una semi final de champions yendo 2-0 y con Messi arriba.

Cuesta más esforzarse y correr como si fuera tu último partido cuando vas 0-2 y tienes a De Jong en la delantera para recibir.

Pero ahí, amigos míos, es dónde reside la diferencia.  Hay personas que les da igual la posibilidad de ganar, porque saben que si bajan los brazos es de un 0, pero, que si se esfuerzan raro que no pase del 1%, lo cual ya es algo más.

Esto es algo que sirve para póker, deportes y cualquier competición. Mismamente, si juegas al League of Legends (Juego 5v5 online) verás que hay muchos jugadores que automáticamente cuando la partida empieza mal le dan a rendirse (se necesita mayoría para perder la partida).

Si todo el mundo jugase los partidos hasta el último punto con la misma intensidad no se da cuenta que acabaría ganando un % muy elevado de partidos más cada temporada.

Cuando la gente se pregunta por qué el Real Madrid, Rafael Nadal consiguen tantos títulos y gestas, yo lo tengo claro: trabaja cada día para mejorar y nunca des un partido por perdido. 

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

2 comments on “Never surrender”

  1. Mucha verdad en este artículo. Así se construye el camino hacia el éxito, aunque unos lleguen más lejos que otros.

Copyright © 2022. Mentopoker.
crossmenu