Menu
Regístrate
Menu
Regístrate

Ya sea con la revista en mano, un móvil, o incluso una Tablet en el sofá, bienvenido a este artículo de opinión.

He escrito sobre varios temas en mi Blog. Algunos más controvertidos, otros de índole más económica, más filosóficos y quién sabe si algo psicológicos. Voy a ser siempre sincero contigo y espero que sea algo que aprecies. Me gusta pensar sobre mí como alguien que da vueltas a los asuntos de relevancia en mi vida ya sea profesional o personal. Por suerte para ti, en estos artículos solo leerás la parte interesante. Mi objetivo será que empieces con algo conocido para darle unas cuantas vueltas y acabes viendo algo que nunca te habías parado a pensar. 

Voy a arrancar con una escena 

que a mi modo de ver transmite más de lo que parece a simple vista lo que es realmente el mundo del Póker. Espero que como la mayoría de aficionados al Póker hayas visto Rounders – estrenada en 1998 con actores de renombre como Matt Damon y Edward Norton. De no ser así, tranquilo, aparte de recomendarte ver la película no te voy a hacer Spoilers.

“¿Por qué arrancas con ese clasicazo que nos hemos tragado mil veces, Miguel? ¡Queremos algo nuevo!”

Como diría cualquiera que conozca al indomable Will Hunting, no juzguemos hasta el final.

Es una buena película y más si te gusta el Póker. Pero la escena que más me ha gustado, que nunca nadie me ha nombrado, la titularía como “What Choice”.  Escena en un Bar, entre Mike jugador de Póker universitario y su profesor de Derecho. (Youtube: “WhatChoice” Scene from Rounders. Minuto 2:24).

En esta escena el profesor de derecho de nuestro protagonista cuenta como de pequeño, por muy bueno que fuese estudiando el Talmud – Código Judío civil y religioso –, nunca vio a Dios en los antiguos y abundantes escritos. Intentó que le gustase, que fuese su camino, pero se dio cuenta que nunca podría ser Rabino. Mike, restándole importancia contesta: “Bueno, pero tu profesión es respetable”. A lo que el profesor corta seriamente: “No para mi familia”. Narra durante un minuto como a su familia le destrozó que quisiese estudiar Derecho en vez de ser rabino, que se volvió catedrático y dedicó su vida a lo que estaba destinado, pero su padre nunca le volvió a hablar. 

Tras una leve bocanada de aire, Mike, contrariado, le pregunta “Si tuvieses que volver a pasar por todo: ¿Tomarías las mismas decisiones?”. A lo que el profesor, contemplando con una sonrisa casi paternal la ingenuidad que tiene delante contesta: “¿Qué decisión?”.

¿Por qué es tan importante esta escena?

 El profesor considera – ya en 1998- al jugador de Póker como al historiador que devora libros y al abogado que le apasiona conocer toda la jurisprudencia alguna vez escrita. Compara su vivencia personal: dejar el Talmud para estudiar Derecho a la decisión que tiene que tomar Mike: dejar derecho para jugar al Póker. El director nos presenta a un catedrático de derecho, cúspide laboral de la civilización occidental, para hacernos entender, a través de una figura respetable, que lo que cambia es el prisma según el cual se vea una decisión.

Que un hobby, pasatiempo o trabajo sea “normal” o “decente” lo dictamina la cultura, nunca lo hace el hobby o trabajo per se.  Véase, si tu hijo, querido lector, te dice mañana que va a ser abogado, y se va a pasar los fines de semana estudiando Derecho Romano ¿Te sentirías bien por dentro? Pero si te dice que se lo pasa maravillosamente jugando torneos (de manera responsable) el fin de semana con amigos que comparten su misma pasión, salen a comer por ahí, tiene conversaciones enriquecedoras, algo te chocaría.

Si algo te apasiona, no eres tú el que tiene que cambiar, más bien el resto debe aceptarlo. La vida es una, y es tuya. Si te riges por lo que piensa gente desconocedora del tema, lo más probable es que acabes renunciando a algo por una opinión poco válida.

¿Decisión, qué decisión? En la vida no hay decisiones, si no quien se atreve en mayor o menor grado a desempeñar una actividad que le aporta algo en detrimento de otras que “debe” realizar.

Gracias al Póker te das cuenta que no siempre porque algo esté mal visto, es malo para ti. Que hay mucha gente maravillosa dónde la gente sólo ve cowboys, whisky on the rocks y cuatro puros cubanos.

No hace falta más que una voz respetada para cambiar la percepción de la sociedad. Una vez haya gente que lo interiorice, irá expandiéndose como idea hasta inculcarse en la cultura y deje de desaprobarse moralmente.

En relación con mi vida,

Yo también estudié derecho (acabé la carrera y luego hice dos masters más), considero que en la vida real sí que es necesario tener planes B y C por si sale mal el A, pero siempre ir por el plan A y no dejar de hacerlo por ser arriesgado. Empecé para pasar el rato porque sinceramente, me lo paso genial en una mesa de Póker, me evado de todo y solo pienso en qué hacer con una mano devanándome la cabeza. Al terminar todo, me dediqué completamente al Póker y cree una escuela. Y sinceramente, os puedo decir que no podría ser más feliz a nivel laboral. Si me ofreciesen cobrar el doble por vivir de consultor toda mi vida, lo rechazaría con los ojos cerrados. No tiene por qué ser una profesión, pero si algo te gusta, mínimo tenlo como tu hobby. De hecho, creo que la mejor manera de disfrutar el Póker es como Hobby o como si de una inversión en bolsa se tratara, complementaria a tu trabajo más estable.

Como dice el profesor, una vez encuentras algo que realmente te apasiona, pasas todo tu tiempo disponible modo esponja, queriendo saber más y más. Imagino que también te habrá pasado a ti, ya sea viendo un Stream, una retransmisión en vivo de un torneo en directo o comentando manos en un bar con tu amigo con el que llevas montando timbas 2 años. Pero, como engancha esa sensación de pensar que el mes anterior sabías mucho menos que el día de hoy. Creo que es algo que se le da poco valor y que realmente a nivel físico engancha una barbaridad del Póker. Hay tantísimas formas de mejorar sea de nivel muy básico o nivel avanzado, que, si quieres, tienes mil maneras de hacerlo. Soy un verdadero apasionado del juego y no hay nada que me guste más que mejorar en el mismo. Lo cual es exactamente lo mismo que ser un obsesionado del derecho laboral que no para de instruirse. Para mí, lo tiene todo: posibilidad de jugar por menos de lo que vale una caña (ni menciono el cine con eso tienes para un High Roller), enfrentamiento intelectual en el  que afectan completamente las emociones en la toma de decisiones y encima puedes ganar dinero. Pero repito, si juegas solo para pasártelo bien, gasta lo que puedas permitirte, básicamente como cualquier otra persona con sus hobbies: cine, cenar por ahí, salir, tomarse cañas, conciertos. Por ello el Póker visto así, es como cualquier hobby, solo que como puedes ganar algo parece peor. Pero qué sentido tiene que alguien critique a otra persona jugando al Póker mientras se deja 15 euros diarios en cerveza, como hemos visto antes, es cuestión de cultura y prisma. 

Por consiguiente, no valores una pasión/hobby frente a otra, porque la persona que esté valorando esa pasión no le guste tanto como a ti, su juicio como es normal no será muy acertado. En cambio, si fuese la misma que la suya ¡Casualidad! Le parecería genial. 

Os habéis preguntado por qué cuando os juntáis con amigos que les gusta el Póker, ¿Se tiende a hablar casi siempre de lo mismo?

Para mí no tiene más que una razón, y es que es algo que te encanta como cualquier otro hobby, pero está fuera de los hobbies socialmente aceptados. En ese sentido, se crea una situación que ni en el trabajo ni con los amigos de toda la vida cenando puedes hablar de ello tanto como te gustaría, por ello cuando te juntas con gente que si le gusta…¡La cantidad de lloros, dudas y “hateo” acumulados que se viene!

Por lo tanto, 

disfruta tu pasión, le guste al de enfrente o no. Si es el Póker tómatelo con calma, como cualquier otro hobby, más o menos caro. Puedes jugar torneos de todos los niveles y siempre tiene que ser una cantidad, en caso de perderse, en ningún momento te afecte, porque entonces perdería la razón de ser el Póker como Hobby.  Si quieres saber los consejos que doy en mi escuela, Mentopoker, a la gente que empieza serían:

Autocrítica: la capacidad de admitir que se está equivocado y reordenar pensamientos. Autocontrol: si quieres pasártelo bien la regla de no irte triste si pierdes, si eres semi-pro o pro: parecido pero más a largo plazo con un sistema de StopLoss diario por niveles y gestión de banca. Tienes mil opciones para jugar sea online o en casinos con precios para todos los bolsillos, no quieras empezar por la cima. Llegar a la cima es toda una vida y estar en la cima momentos, disfruta el camino.
Paciencia: el Póker tiene altibajos, y esto se debe a que hay que contemplar el horizonte temporal que necesita. Si inviertes en bolsa, no vas a mirar las acciones a diario, lo mirarás cada semestre por ejemplo, en el Póker igual sólo que igual deberíamos mirarlo cada año.

Por último, disfruta jugando, aumentas muchísimo las probabilidades de éxito ya sea porque el objetivo sea pasárselo bien o si es por hacer dinero porque el cerebro razona mejor si no está sometido a un estrés absurdo (tilt).

Como dijo Don Quijote a Sancho: “Sábete Sancho, que no hay un hombre que sea más que otro, sino que hace más que otro”.

Cualquier comentario en relación a la entrada y temas que queráis que trate serán bien recibidos.

¡Hasta la próxima!

Empezaremos por entender qué es el póquer y qué sentimientos abarca. Pasaremos por ver la mejor manera de tomárselo de manera profesional y recreacional (jugar sin dedicarte exclusivamente a esto) y cómo seguir un camino que nos acerque a ser mejores jugadores en la mesa.

En primer lugar, habría que empezar por comprender qué es este hermoso juego de cartas.

Podríamos definirlo como: “Juego de naipes de envite en el que se emplea baraja francesa y que consiste en combinar de diversas formas cinco cartas, generalmente apostando sobre ellas; gana la partida el jugador que obtiene la combinación de más valor y ha aceptado el envite.”

Es la definición del diccionario, pero todos sabemos que esto no es así. ¿Y el que mete un farol?

Básicamente, lo definiría como: intentar hacer la mejor jugada de 5 cartas o conseguir que el rival, con una mejor jugada que la tuya, se retire.

BENDITAS EMOCIONES

Sinceramente, no me convence esta definición ya que deja fuera la parte más importante del póquer, cómo reaccionamos a cada jugada.

Voy a intentar asociar cada situación que nos sucede en la mesa a una emoción.

Antes de darle caña, quiero que entendáis mi proceso mental. Siempre me gusta a la hora de explicar una noción teórica/jugada a mis alumnos en Mentopoker, explicarles cómo voy a ir avanzando para que nadie se pierda y en caso de hacerlo, sepa en qué punto ha sido. Imagino que no hace falta decir que no soy ni psicólogo ni experto en ese tipo de ciencias, pero siempre me ha gustado preguntarme de una manera más profunda los diferentes sucesos de nuestra vida; sea en la mesa de póquer o en nuestras relaciones sociales.

Proceso que he realizado: entender cuales son las jugadas que más repiten, explicar cada una de ellas con un único concepto corto y entender qué emociones sentimos cuando nos vemos envueltos en ellas. De esta manera, podremos ser mejores al haber adquirido consciencia sobre cómo YO PERSONALMENTE entiendo esas situaciones.

SITUACIONES EN EL PÓQUER

Hay muchas, variadas, divertidas y que hielan la sangre. De hecho, por eso es tan absolutamente maravilloso este juego. Jugando un torneo disfrutas de una montaña de sensaciones que no deja indiferente a nadie.

  1. APRENDE A TIRARLAS. Es curioso esto, cuando el nombre de nuestra modalidad favorita sea “Hold’em”, en español: sostenlas, aguántalas (las cartas). Hay muchísimas situaciones en las que nos vemos enfrentados a subidas o resubidas y tenemos que tomar la decisión de pagar o tirarlas, ya sea preflop, flop, turn o river. Vamos a definirlo como: “La situación en la que tienes que tirarte de tu mano sin saber si ibas a ganar en el caso de igualar la apuesta de tu adversario”.
  2. NO TIENES QUE GANAR SIEMPRE. Diría que uno de los principales problemas que tiene la gente es algo que se llama “spewear”. Lo que se conoce como querer ganar cada mano por las duras y las maduras. Y desgraciadamente, en el Póquer, no puedes ganar cada mano porque ya solo por distribución de jugadas, el rival va a tener que ganar alguna vez por muy novato que sea.
  3. LAS CARTAS NO REPRESENTAN AL RIVAL. Esto es muy importante cuando juegas contra una persona muy agresiva, que no apra de resubirte y demás, no te lo tomes como algo personal. No está intentando herirte físicamente, si no que esa persona se lo pasa bien jugando al póquer de esa manera.

SENTIMIENTOS ASOCIADOS.

LEARN TO FOLD’EM

Cuando te ves forzado a tirarte de una mano, lo que duele no es tener que tirarte de una mano débil, media o fuerte. Lo que realmente te duele, es que la persona te esté engañando (faroleando). ¿Por qué sé esto? 

Pongamos un escenario: apuestas el river y el rival te resube all in poniendo la vida de tu torneo en juego y te dice “Si te tiras te las enseño”. Seguramente te cueste menos tirarte. Si encima el rival te enseña una mano que te ganaba ¡No te enfadas! Por lo que podemos concluir que el hecho que te molesta no es que te resuban per se, si no que te puedan ganar algo que entiendes como tuyo (el bote) sin “merecerlo”.

Esto es super importante, en el póquer se puede merecer el bote por tener la mejor mano, por robarlo o por suerte. Todo el mundo lo merece de la misma manera así que no pienses que por tener la mejor mano es suficiente.

Cuando vuelva a pasarte una situación parecida recuerda que lo que se ve afectado en este caso es el EGO, el miedo a que te pasen por encima y te engañen. Es normal, ya que ninguno queremos sentirnos menos que otros. Si tienes presente esto, seguramente te cueste menos tirarlas ya que verás que lo que realmente está en juego en ese momento no es tu jugada, si no tu amor propio.

Cómo enfocarlo: pasa el tiempo de la jugada pensando si el rival tiene faroles y si puedes pagar con tu mano y olvídate de temas personales.

SI NO GANAS, APRENDES

Llegan momentos en cualquier partida en la que te entre el calentón. Conocido porque te sube la temperatura corporal e intentas ganar cada mano. ¿Por qué sale esto? Lo más probable, si es después de un “bad beat”, es porque quieras “recuperar”. Concepto completamente erróneo en este mundo, ya que lo que tienes en juego deja de pertenecerte. Si nada es tuyo, no hay nada que recuperar.

Cuando te pasa esto, ten en cuenta que seguramente el sentimiento de haber perdido algo te esté afectando; ya sea recuperar parte de tus fichas perdidas un torneo de Madrid o en una partida Online.

Cómo enfocarlo: recuerda que nada de lo que está en juego te pertenece. Por eso “está en juego”. De hecho, por eso tienes que poner en juego aquello que no te importa perder, y es una de las claves en este mundo para no subir unos cuantos grados en tu cuerpo cuando pierdes un par de botes. La mejor forma de volver a subir tus fichas es darte una vuelta, tomarte un vaso de agua y volver a la partida con la mente fría intentando hacer tu mejor juego.

EL JOKER

Tienes que alejar completamente lo que sucede en la partida del ámbito personal.

Si empiezas a sentir como un ataque propio cualquier tipo de “agresión” con las cartas de un rival, tu “A-GAME” cambia. Y pasas a ser una persona muy inestable y tu juego tendrá muchísimas fugas.

En este sentido, si consigues alejar las emociones con las personas que te caen bien, mal, te resultan atractivas o todo lo contrario, conseguirás mantener un juego mucho más frío y atizar todos los niveles.

Cómo enfocarlo: trata siempre de pasar más tiempo pensando como esa persona te percibe y cómo ha podido jugar sus manos en base a ti para aprovecharte de eso.

COMO COLOFÓN

Propongo que cada vez que te suceda algo en la vida y en la mesa que no te esperas, intentes analizar cómo has reaccionado y cuáles pueden ser las causas. Intenta indagar un poco más en tus emociones y a qué pueden deberse. Una vez entiendes qué tipo de emociones tienden a repetirse en tu persona, podrás trabajar sobre ellas y no dejarás que estas mismas te dominen.

La fuerza sin control no sirve de nada, sé consciente de tus mayores virtudes y tus defectos para poder mejorar en ellos.

Disfruta este maravilloso juego y de sus gentes, aprovecha buenos torneos con buena localización y recuerda: ¡Mes que no mejoras, mes que empeoras!

Espero que hayas disfrutado de este artículo y puedes comentarme cualquier cosa vía Twitter por comentario. ¡Abrazo a toda la comunidad! Nos vemos pronto.

Puedes encontrarme en Twitter: Spadejack10 o en www.mentopoker.com

Querido lector, no te preocupes, el título no hace referencia a ningún estado personal de salud.

Más bien, hace remisión a un sentimiento que albergamos los seres humanos desde que pasamos la “belle époque”, dónde no existe ningún tipo de preocupación más que gustarle a aquella persona que te ha dedicado dos segundos de su tiempo, y empezamos a plantearnos cómo queremos realmente que nuestra vida sea en el momento presente y, sobretodo, futuro.

Si te lo estás preguntando, sí, tiene que ver con el póker, con la vida y una amplia cantidad de dudas que abundan en mi cabeza.

Comenzaré este artículo explicando cómo percibo que he andado el camino empezando por el colegio hasta llegar a esa famosa “crisis existencial”. Primero centrándonos en un mundo sin responsabilidades individuales, dónde todas recaen sobre nuestros padres, para continuar con una etapa de la vida dónde te llegan cada vez más decisiones teniendo que elegir, a una edad muy temprana, hacia dónde quieres que se dirija tu vida. 

Iremos de más a menos, por lo que notaréis un cambio de párrafo a párrafo. No solo en cuanto a profundidad del mensaje que quiero trasladar si no en cuanto a dificultad de lectura, la idea es marcar una ruta progresiva.

LA BELLE ÉPOQUE

En un primer momento, no tenemos demasiadas responsabilidades y muchos derechos, salvo quizás la obligación de estudiar todo tipo de asignaturas – como si todos los niños fuesen iguales-. Para no aburrir en la parte introductoria se entiende “niño” como todo aquello que sucede desde que entramos al colegio hasta justo antes de entrar en la universidad.

Nos tenemos que esmerar en matemáticas, historia, filosofía, lengua, música, deporte, química, ciencias naturales y un sinfín de aprendizajes para abarcar un poco “el global de la vida que nos rodea”.

Lo curioso, es que es muy difícil que una persona tenga mucho interés en dos asignaturas tan opuestas como pueden ser las matemáticas y la filosofía. La primera se centra en tener una única respuesta correcta mientras que la segunda plantea una cuestión sobre la cual no hay una conclusión unánime.

¿Cómo debo actuar? ¿Qué es el amor? ¿El éxito laboral es la verdadera felicidad? ¿El éxito laboral es únicamente la nómina que te entra a final de mes o tiene más que ver con lo pleno que te sientes cada día al levantarte? ¡¿QUÉ SIGNIFICA SENTIRTE PLENO?!

Imagino que entenderéis como una mente que siente un gozo profundo al resolver un problema sobre ecuaciones difícilmente podría tener tambien una experiencia interna agradable con cuestiones tan abiertas y libres a la interpretación de cada individuo.

El único problema que encuentro en todo esto es que eres un niño. Efectivamente, ser un niño tiene un solo problema, y es que no eres lo suficientemente maduro para que tus decisiones equivalgan a las de un adulto. Eso hace que, por mucho que en tu fuero interno tengas claro que odias las matemáticas y lo único que te interese sea la historia y la mitología griega, nadie te va a hacer caso. Seguramente sea para bien, “es un niño, no sabe lo que quiere”. Cuantas veces habremos escuchado esta frase, con toda la razón… ¿O no? 

En la pubertad estás en una edad complicada en la que algunos infantes buscan la satisfacción personal a través de la aprobación de sus padres mientras que otros encuentran un sentido a la vida en todo lo que sea contrario al ideal de sus progenitores.

Por ahora, todo va bien. No tenemos aún 18 años, nos creemos intocables por cualquier amenaza de nuestra sociedad ya que tenemos a nuestros padres para acudir a ellos con cualquier problema (si tienes esa suerte) y tenemos una certeza: tienen una solución para todo. Con toda esa eclosión hormonal, nos tenemos que decidir por una rama sea: ciencias, letras, economía. Aquí comienza el primer filtrado en tu vida, a esa edad y según como hayas estudiado los años anteriores, habrá carreras profesionales que no podrás desempeñar. 

Sin comerlo ni beberlo, estás ya en una vía de tren de sentido único que no sabes muy bien cómo has llegado hasta ahí y, desde luego, no tienes ni la más remota idea hacia dónde se dirige. Pero bueno, no te importa demasiado porque tu única preocupación es qué vas a hacer en verano con tus amigos o quién pone casa el sábado para las copas.

Con algo de fortuna, durante estos años has dado con un profesor con pasión por su trabajo que ha sabido transmitir a una porción de la clase el amor hacia una asignatura. En mi caso personal, fue la filosofía la clase que más disfruté. Aunque no fue hasta años más tarde cuando comencé a leer a los clásicos.

¿Parece que hemos pasado por mucho, verdad? Pues todo esto ha sido el preámbulo.

RESPONSUM: Sujeto de una deuda u obligación

Por ahora, todo va bien. La responsabilidad según platón es ser capaz de responder, haciéndote cargo de los propios actos, decisiones y obligaciones.

Consideremos que tenemos que elegir una carrera, aunque en mi opinión las F.P deberían tener muchísima más consideración siendo realmente un elemento que te ayuda a trabajar el día de mañana mientras que hay muchas carreras que parecen un showroom para los libros de los profesores.

¿Te gusta algo en especial?

Genial, entonces nuestro sombrero particular de Hogwarts te envía Sine dubio a: A.D.E o Derecho. 

Por ahora todo va bien, aunque te das cuenta que estudiar sigue siendo algo muy tedioso, comienzas a preguntarte para qué diablos quieres saber todo eso que te está contando ese profesor que, si no fuese por esas regurgitaciones, te entrarían serias dudas si está en un estado semi-comatoso. 

La vida, para ti, no es más que, absolutamente, todo lo externo a esas clases,aulas y exámenes.

Desgraciadamente, ella, va haciendo de las suyas, y te das cuenta que o estudias como un cosaco para sacarte las asignaturas o no vas a poder tener una vida parecida a todo lo que te han vendido desde los 5 años. Sí, con “ella”, me refería a la vida y algo que va innato a la misma, la madurez.

Tienes que hacer esas prácticas, crearte Linkedin o tener cuenta en Infojobs. Algún trabajo de relaciones, camarero, cualquier cosa con tal de tener dinero para pagarte la carrera, el fin de semana o comprarte ese coche de segunda mano que durante tanto tiempo quisiste. No entraremos en diferencias en cuanto a la capacidad adquisitiva ya que no es el objetivo de este texto. Lo que escribo son ejemplos, si no es tu caso, es muy sencillo: visualiza tu situación en lugar de las que menciono.

Y aquí, queridos amigos, es cuando se decide gran parte de cómo será tu vida.

ELECCIÓN O IMPOSICIÓN

Te das cuenta que el colegio, universidad y todo aquello que tanto te aburría ha hecho que la cabeza se moldee para estar dispuesto a trabajar sin tener ganas, aguantar a tu jefe y que hay momentos en la vida en los que simplemente te toca sufrir y otros disfrutar (me toca aguantarme a mi mismo, por lo que tengo mucha suerte).

“Y aquí, queridos amigos, es cuando se decide gran parte de cómo será tu vida.” 

Lo siento, para todo aquellos que adoren controlar cada minuto de su futuro esta frase les ayudará, pero no se acerca a la realidad.

La única realidad es que, si tienes conversaciones internas, comience una duda que prácticamente te acompañe hasta tu último minuto.

Seguramente volviendo a la Belle époque que mencionaba anteriormente, haya diferentes formas de llevarlo. Aquél que, por simplificar, adoraba las ecuaciones resueltas sin un ápice de duda, lleve toda su vida planteándose un futuro trabajo, cómo quiere que sea su lugar de residencia y qué tipo de tarea quiere desempeñar en la sociedad.

Como imaginareis, al estar escribiendo este pergamino, no soy de esos. Me gustan las dudas, los debates, los argumentos y, sobretodo,  cambiarlos con el tiempo. Me encanta aprender cosas nuevas, sacar conclusiones de eventos negativos, intentar mirar todo desde un prisma más alejado con vuelo de águila bien alto antes de abalanzarme sobre la liebre.

¿Cómo es eso de “aquí se decide tu vida”? ¿Me estás diciendo que según estudie más o menos una semana, elija en 2 meses una carrera, mis – con suerte- 70 años posteriores de vida ya están anclados a una roca y no hay marea que la mueva?

Lo que sí que tiende a comenzar aquí es esa famosa “crisis existencial” dónde debes plantearte qué tipo de camino quieres seguir. La vida es una y es tuya. Por mucho que quieras a tus padres y no quieras “defraudarles” debes seguir la senda del camino que te llevará, cuando se cierre el telón, a mirar hacia atrás y comprobar todos los pasos andados y sentirte tranquilo de haber aprovechado esta oportunidad con tintes de milagro que es la existencia.

En mi caso: estudié derecho, máster en bolsa, Junior MBA y aquí me tenéis, jugador de póker, co-fundador de una de las mejores escuelas, streamer, hago charlas por youtube, escribo en una revista e incluso salgo en la radio.

Vivo en Madrid, lo que me hace ganar mucho menos dinero teniendo en cuenta la forma tan obtusa que tiene este país de crear riqueza.

SAPERE AUDE

Por ahora, todo va bien, pero lo importante no es la caída, es el aterrizaje.

Según Aristóteles, la felicidad es obrar de acuerdo a la virtud. Todo aquello que hagamos en nuestra vida tiene que guiarse por esta condición para ser un ente feliz.

Para mí, lo más complicado, fue tratar de entender cuál era el camino que se dirigía a ese concepto tan publicitado hoy en día y a su vez estudiado por filósofos llamado “felicidad”.

Lo primero sería entender que, para mí, esta “felicidad” tiene muchas formas de escribirse: tranquilidad, disfrutar cada día, bienestar, fortuna, pero una única manera de sentirse y es teniendo la menor cantidad de elementos negativos en mi vida.

Como no me termina de convencer la palabra “felicidad” pasaremos a llamarla “tranquilidad” que creo que abarca muchas sensaciones de un estado el cual todos podemos rememorar en algún momento. No me malinterpretéis, tranquilidad no significa per se estar en una hamaca, para alguien puede ser estar en un festival con LSD en la copa o leyendo su libro favorito con el sol acariciando su piel. Importante, esto es un texto personal, sazonado con experiencias propias de Miguel Teus, en su familia, con su pareja, su educación, con sus más y sus menos, no quiero que lo sintáis como verdad absoluta, más bien, que os haga pensar sobre estos temas de los que no se suele hablar salvo que quieran venderte un aceite esencial o libro de autoayuda con la clave de la vida.

Con mucha reflexión, mi única prioridad ha sido tener una vida en la que me levante con ganas de hacer aquello a lo que dedique mi día a día (no hablo exclusivamente de trabajo). Se puede decir, sin temor a equivocarse, que tengo la suerte de poderme plantear la vida así, entiendo que mucha gente no tenga esa posibilidad.

Si lo pones en “ecuación” para todo tipo de audiencias sería algo así como:

Tranquilidad= Vida familiar y pareja + amistades+ trabajo+ ocio

Imaginaos un sistema de puntuación sencillo como: Flecha arriba, flecha horizontal, flecha abajo. Significando cada una de estas flechas: percepción inmejorable, no provoca estrés y sensación neutra, provoca estrés y sensaciones negativas. El orden de izquierda a derecha es jerárquico.

Para conseguir esa tranquilidad en el grueso de mi vida, debería mantener flecha arriba en los 2 primeros elementos como constante mientras que en los dos siguientes: trabajo y ocio, uno de ellos puede estar en horizontal siempre que el otro esté hacia arriba.

En el primer caso, estaría en el camino correcto para intentar mantener esa tranquilidad, mientras que en el segundo habría un elemento que debería revisarse, siempre y cuando sea posible.

Si os estáis preguntando ejemplos negativos, desde mi prisma, podrían ser: llevarte mal con tus padres, tener una relación de pareja tóxica, detestar tu trabajo, no tener ninguna pasión.

Si me lo planteo de esta manera me doy cuenta que todo cobra mucho más sentido. 

Cuando nos preocupamos por tener más responsabilidad en el trabajo, seguramente sea porque el apartado familiar, amistades y ocio vaya rodando. En caso contrario, estaríamos más pendientes que de ascender en una empresa. 

Me habréis podido escuchar decir muchas veces que levantarme cada día y disfrutar de mi trabajo es la clave de esta tranquilidad que siento cada día en mi vida. No digo que no sea así pero hay mucho más detrás. El hecho de hablar sólo del trabajo, simplemente se debe a que tengo una familia encantadora que siempre me ha apoyado, una pareja deslumbrante desde la primera capa a lo más profundo de su cabeza, amigos que valoro muchísimo: les vea más o menos según temporadas y en mi tiempo libre tengo la suerte de poder hacer siempre lo que quiera en los horarios que entienda apropiados para disfrutar.

Por ello, os recomiendo, siempre que tengáis la posibilidad, cambiéis todos los elementos negativos en vuestra ecuación. Mejorad la relación con vuestros padres, cambiad de pareja si solo os provoca ansiedad, no os juntéis con ese amigo con el que siempre discutes y lo más delicado dedícate a algo que te entusiasme aprender algo nuevo cada día. A mi modo de ver, si le dedicáis bastante tiempo, podréis llegar a atisbar qué aspecto tiene vuestra ecuación, qué elementos la componen y cómo queréis ponderarla. 

Me siento muy afortunado, porque de los 4 elementos considero que solo me va a provocar dolores de cabeza y se podría poner con “la flecha abajo” u “horizontal”: el trabajo. Lo bueno es que, con razón o sin ella, siento que mi yo futuro tomará la decisión correcta y si en algún momento deja de entusiasmarle el Póker se dedicará a otros menesteres.

Por el momento, estudiar, dar clase y jugar es algo que no cambiaría y me encantaría firmar tenerlo siempre disponible.

Esto no significa que dentro de unos años no quiera entrar o crear una empresa en otra de mis grandes pasiones como puede ser el marketing, la psicología o incluso la filosofía.

CONCLUSIONES

He podido explicar en pocos folios gran parte de mi vida por lo que podemos concluir que nos queda a todos poco tiempo. 

Lo peor del hombre es el cortoplacismo, aún sabiendo desde los 10 años que la muerte es algo seguro. Hace que seamos malos ecologistas y buenos fumadores.

Posiblemente es la frase que orgulloso me siento de haber escrito, describe perfectamente lo que es para mi la vida.

Es curioso, porque el título podía hacer referencia a algo negativo y realmente seguir el dogma “No sé cuánto tiempo me queda” puede hacer que cada año de tu vida tenga mucho más valor.

Nos obligan a tomar caminos demasiado rápido en nuestra vida, muchas veces elegimos uno equivocado pero aquel que realmente quiere ser feliz, tener una vida plena, atravesará la jungla sin necesidad de seguir la luz de los pasos que han recorrido otros.

Espero que os haya gustado a todos, podéis seguirme en twitter Spadejack10, en mi blog www.mentopoker.com/blog y en Youtube: Mentopoker.

Con suerte, aunque no esté en lo cierto, haya conseguido que alguna persona haga más introspección sobre si mismo, a nivel laboral, amistad, pareja.

¡Mucho éxito y salud para este 2021!

En estos días dónde el verano va cambiando por unas mañanas cada vez más frías es normal tener una diferencia de motivación en lo que hacías en tu día a día antes de saborear el verano.

Empezaremos por comprender de dónde puede venir esa desmotivación y todo el proceso. La idea es viajar por el transcurso que la mayoría de nosotros pasamos antes de cada período de desmotivación, y así, juntos, poder desgranar la causa para combatir los efectos y encontrar la solución.

VACACIONES DE VERANO PARA MÍ

Llega un momento del año dónde nuestro depósito de gasolina va quedándose más y más seco y necesitamos esos chopitos en la playa, ese rodaballo en el puerto o esa sidra en el bar.

Las vacaciones, bien seleccionadas, son un momento dónde tus preocupaciones deberían ser prácticamente inexistentes. Muchas veces veo el error en muchas personas que siguen con el chip de trabajo y no terminan relajarse del todo. 

En mi opinión, la idea de las vacaciones es desconectar.

¿Qué significa “desconectar”?

Interrumpir el enlace entre personas o entre personas y aparatos.

En este caso, interrumpir el enlace con nuestra rutina. Pegar un cambiazo a la rutina es algo necesario de vez en cuando para no acabar aborreciéndola. 

Imaginaos ese plato de comida que tanto os gusta, si lo comieseis cada día durante el resto de vuestra vida seguramente el plato en posición número 3 sería el que más os apeteciese al cabo de los años. Bien, pues con nuestra vida laboral pasa algo similar.

Podemos estar enganchados al trabajo, disfrutándolo muchísimo o, todo lo contrario, aborreciéndolo. Lo que está claro es que si sobrepasamos nuestro límite podemos acabar muy y siendo incapaces de seguir con ese camino.

De hecho, a nivel productivo, como los humanos no somos máquinas, estos procesos de cambio son necesarios para mantenernos eficientes en nuestro trabajo. Aunque suene ilógico, dejar de trabajar te ayuda a trabajar mejor.

¿Estás saboreando ya esa brisa veraniega que se mete por tu camisa de manga corta?

Todo va bien, trabajamos, desconectamos y todo va como la seda.

Hm, no.

FILOSOFÍA DE HÁBITOS Y RUTINAS

Una vez volvemos, todo ha cambiado.

La Matrix ha fallado y nos ha metido en una vida que no era la nuestra.

Por nuestra mente pasa esa forma de trabajar tan buena que teníamos, esas rutinas perfectamente milimetradas, éramos más eficientes que un grupo de japoneses sacando fotos en la gran vía, ni un centímetro sin fotografiar.

El problema de volver es que cualquier tiempo pasado fue mejor o eso pensamos…

Desgraciadamente tendemos a idealizar cómo éramos antes: tanto físicamente como en cualquier aspecto de nuestra vida, idealizamos e idealizamos demasiado.

Nada más llegamos a nuestro hogar, debemos tener claro que no éramos tan buenos como nos pensábamos y que venimos de otras circunstancias.

Igual que no podemos comparar a un jugador de futbol que lleva 20 partidos y entrenando durante 1 año sin lesiones a un jugador que acaba de empezar a entrenar, no podemos comparar a un trabajador antes y después de unas vacaciones.

Lo más probable, en mi caso adoro mi trabajo, es que te sientas como un jugador de tercera y todo te cueste más.

LAS SENSACIONES, QUE NO SÍNTOMAS

No estamos enfermos y esto es algo importantísimo a recalcar, NO ESTAMOS ENFERMOS.

Enfermo es la ‘persona que padece una enfermedad, esto es, que ha perdido su bienestar físico, mental y social’.

Tenemos que valorar lo que nos acontece como lo que realmente es, y estamos ante un proceso de transición.

Si como hemos comentado en el punto I. hemos conseguido llevar a cabo las vacaciones de una manera correcta, hemos desconectado, lo que significa que, si hay desconexión, tiene que haber una conexión.

Una vez suavizado, podemos hablar de las sensaciones que más suelo notar yo en estos cambios. 

Aquí quiero hacer un apunte muy importante, en un momento en el que tantas personas intentan dar consejos en temas que se pueden acercar a la salud mental, es fundamental dejar claro que todo lo que lees en artículos son las vivencias de uno mismo. Yo aquí te cuento mis procesos de vacaciones, desmotivación y desconexión, para llevar a cabo un proceso correcto lo ideal es acudir a un profesional, a un psicólogo. En Mentopoker, trabajamos con Angela, Instagram: AngelaRevertPsicologa, dónde podéis contactar con ella.

 Nada más llegamos a nuestra silla, lo más normal es perder una parte de esa motricidad tan perfeccionada que teníamos. El ratón nos parece un gato y el teclado luce como una guitarra.

El mero hecho de navegar con un ordenador por internet o una hoja de Excel se hace muy lento, nos cuesta y eso nos hace venirnos abajo. Cuanto mejores nos sentimos haciendo algo, más suele gustarnos -cuestión de hormonas- imagino.

Aquí lo importante es recordar que estamos desentrenados.

Otro sentimiento que suele florecer es esa pequeña crisis existencial sumida en un melodramatismo que nos encanta por culpa de las películas americanas: 

Tranquilo, lo que pasa es que se está mejor en un chiringuito en la playa con una cervecita en mano o jugando tu torneos favorito con tus amigotes mientras decidís qué restaurante probáis hoy.

Como no, no podía faltar esa sensación de sopor que nos provoca trabajar, esto, para mi, tiene que ver con la cantidad de estímulos que estábamos acostumbrados en vacaciones que se ven disminuidos a un compañero tosiendo o contando sus fantasmadas del verano.

La conexión es difícil, somos más lentos, somos peores y no nos apetece nada estar ahí, parece todo perdido y que todo ha cambiado…

BUENA MEMORIA ES LA ESCRITURA, PUES SIEMPRE DURA

Como conclusión voy a ir con los consejos que a mí me sirven siempre.

Lo primero, recordar, que es algo que me ha pasado más veces y ¡SORPRESA! Cada vez que vuelvo al verano vengo de una rutina que disfruto mucho y trabajo genial, por lo tanto, parece ser que siempre vuelva a esa situación de motivación.

Para alcanzar esa rutina mi consejo es como con el gimnasio, cuando no te apetezca haz 10 minutos, cuando no quieras leer, oblígate a leer una página al día, verás como al final el hábito se acaba instaurando. Sigue trabajando, poquito a poco, ponte metas pequeñas, sesiones de póker de media hora y a la que te aburras te sales.

Poco a poco irás notando que te sientes más cómodo en ese ambiente y te apetezca incluso ponerte manos a la obra.

En lo más personal, algo que me viene genial, es estudiar. Estando en una escuela, con un coach o estudiando tu solo, lo tienes fácil. Consume contenido, hoy en día tienes twitch con muchísimos canales cada día en directo (el mío es twitch.tv/mentopoker), esto hace que vayas mimetizando con la fauna y te conviertas en tu antigua versión mejorada.

Y recuerda, siempre que vuelvas y te cueste trabajar, es que has hecho tus vacaciones de una manera perfecta. Desconectar es bueno y es el mejor baremo que tenemos para medir la calidad de nuestras vacaciones, cuanto más nos cuesta volver ¡Mejor!

Ojalá tuviésemos algo que nos recordase esto en cada vuelta de vacaciones, bueno, ahora tenéis este articulo que espero que haya ayudado a alguien de nuestros queridos lectores.

Que paséis un feliz septiembre y mucha salud.

Puedes seguirme en el canal de youtube MENTO POKER dónde hablo de muchos temas, twitter: Spadejack10 o Instagram: teuso 8.

Si quieres aprender o mejorar al póker, en www.mentopoker.com tenemos clases de todas las modalidades y una biblioteca digna del mismísimo Alejandro Magno (en video, claro).

SI VA MAS ALLA PSICOLOGIA

Vamos a tratar de deconstruir el póker, ver sus elementos más fundamentales para conseguir interiorizarlos de una manera que seguir una corriente contraria nos de la sensación de ser algo anti natural.

Espero que cada uno de los que lea este artículo encuentre mi visión personal del póker, como juego que reúne muchos elementos de la vida misma como: el resultadismo, la estrategia a la hora de planear decisiones y cómo efectuarlas en el momento correcto.

I. EVADIR EL RESULTADISMO

El póker es un juego de estrategia con parte de azar, esto significa que tenemos que tomar decisiones que generen un “Valor Esperado positivo” y rehuir de decisiones que generen EV negativo aunque en el momento nos hayan hecho aumentar la cuenta bancaria. 

Esto es realmente difícil de implementar como pensamiento ya que choca frontalmente con lo que mamamos desde pequeños.

En el colegio nos ponen una nota y apruebas o suspendes.

Pero ¿Y si has tenido un problema familiar o has estado enfermo o no has tenido tiempo para estudiar ese examen que tanto cuenta para nota?

Va a caer 1 tema de 5, y te da tiempo a estudiar más o menos 3.

¿Qué sería lo más inteligente?

En este caso lo más EV si hubiese 5 temas, sería estudiar 3 de manera perfecta, ya que si estudias los 5 por encima, caiga el que caiga igual no apruebas, pero sí empollas 3/5 vas a poder aprobar el 60% veces.

Vas tranquilo al examen y ¡ZAS! Cae el tema que no estudiaste y podríamos pensar:

- “He actuado mal, no voy a volver a hacer lo mismo.”

El resultado guía nuestras decisiones futuras aunque pueda darse el caso que realmente lo más inteligente y lo que más exámenes te va a hacer aprobar en esas circunstancias es estudiar para aprobar ese 60% de las veces. Es decir, una bifurcación clara entre resultado y calidad de la decisión.

En el póker pasa exactamente lo mismo: si un rival apuesta un 50% del bote tienes que poner 50/200= 25% Pot Odds.

* 50: tamaño de tu call

Con ganar más de un 25% de las veces, tu jugada está generando dinero, pero cuando te comes 3 veces seguidas una mano mejor y pierdes dinero de tu cajero, tu cabeza puede engañarte y hacerte pensar que estás jugando mal, exactamente igual que sucede con el examen.

Hemos tomado la mejor decisión posible pero el resultado no ha sido el esperado. Estaría genial vivir en un mundo donde el resultado fuese siempre el más esperado a nivel porcentual ¿Verdad?

Os cuento una pequeña historia para resumir esta idea. Steve Jobs es contemplado como un gran genio del marketing. Pero lo que realmente le impulsó, fue su faceta estratega. Apple estaba perdiendo mucho público joven en sus ventas de ordenadores. En un momento en el que las empresas invertían un porcentaje muy pequeño de su presupuesto en vender y publicitar los famosos MP3, Apple metió la partida más grande de dinero en su iPod, de esta manera consiguió atraer a todo el publico joven a su marca y empezaron a comprar ordenadores, accesorios. Gracias a este riesgo (meter todo el dinero en vender iPods para vender ordenadores) Apple se convirtió en la marca de tecnología por excelencia para jóvenes y no tan jóvenes.

APRENDER A PERDER SIEMPRE QUE PODAMOS PERMITIRNOS PERDER

Por lo tanto, una vez comprendemos que el valor esperado es positivo, deberíamos tomar esa decisión PERO siempre que podamos soportar las pérdidas.

Si por ejemplo, perder va a suponer quedarnos sin banca no deberíamos tomar esa decisión, lo que tendríamos que hacer es no jugar esa partida.

Y he ahí la importancia tan absoluta que tiene la gestión de la banca, ya que sin ella no podremos tomar todas las decisiones EV+ que deberíamos.

II. VIDEOJUEGOS

Siempre aconsejo a mis alumnos que hay que tomarse el póker como si fuese un juego, en concreto como un videojuego, donde la mente de los niños de las nuevas generaciones han estado maquinando cómo pasarse cada nivel del mismo.

Para pasarte una pantalla de un videojuego - una vez vas subiendo de dificultad- requieres mucho más esfuerzo mental del que parece en un primer plano.

Juegas la pantalla por primera vez, no duras ni dos segundos y ahí es donde tu cabeza empieza a carburar.

Juegas la pantalla por segunda vez, esta vez avanzas bastante más, no has caído en la trampa inicial pero hay un obstáculo que nunca habías visto, por lo tanto caes.

Así una y otra vez, vas practicando y aprendiendo a base de ensayo y error.

Si alguien nuevo empezase la partida tú podrías decirle: por ahí no vayas que es mucho más difícil, ve por el lateral (ambas decisiones son EV+ pero tú sabes cuál es la que más EV tiene).

Si somos capaces de hacer esto con un videojuego ¿Por qué no hacemos lo mismo con el Poker?

Hombre, lo mismo mismo no, pero es un juego y hay estrategias, estrategias mejores y peores, centrémonos en las mejores.

Esto es uno de los puntos fundamentales que trato de enseñar en la escuela: siempre toma la decisión que más EV este generando a largo plazo. Suena muy obvio, pero ¿Cuántas veces tomamos una línea pensando solo en ese preciso momento?

Para mi ese check-raise random con una mano que nunca has estructurado en tu juego y que simplemente lo haces porque te apetece en ese preciso momento, no tiene ninguna diferencia con un videojuego en el que puedes ir con sigilo para robar algo de una fortaleza y decides ir a punta de cañón a cargarte a 300 soldados.

Probabilidad de éxito 10% mientras que con el sigilo rascas un 75%.

Probabilidad de éxito con el check-raise de tilt monkey 10%, probabilidad de éxito foldeándola 100%.

AVANZAMOS DE PANTALLAS EN EL VIDEOJUEGO IGUAL QUE SUCEDE EN EL PÓKER

A medida que vamos subiendo de nivel teórico en el póker,  aumentamos las variables que percibe nuestro cerebro para acabar tomando una decisión.

Nivel 1: percibimos si nuestra mano tiene valor o es un farol.

Nivel 2: percibimos si nuestra mano tiene valor y a qué tamaño lo que nos permite afinar la estrategia.

Y así sucesivamente… 

Lo mejor y peor, es que el póker no está resuelto, así que si buscabas un videojuego que durase toda la vida, con el póker por mucho que pases cada día estudiando 2 horas, no te lo vas a pasar. Por lo tanto, podríamos decir que tienes infinitos niveles lo cual es difícil de sobrellevar para el humano sin sentir la frustración golpeándonos la nuca.

Más que replicar exactamente un videojuego, lo que estoy intentando transmitir es cómo tomarnos un escenario desconocido en el póker.

Si por ejemplo estamos ante un jefe final de 20 metros, vamos de frente nos mete un tortón y nos quita casi toda la vida, seguramente la estrategia sea otra.

Pues algo similar pasa en el póker, si nos enfrentamos a un rango mucho más fuerte que el nuestro deberíamos proceder con cautela y evitar el enfrentamiento frontal, lo que viene a ser enfrentarnos a un enemigo mucho más fuerte en un videojuego.

¿Cómo realizamos esta hazaña?

Pues por ejemplo con mucho más % de check en nuestro rango en vez de tanto bet. Reduciendo este último tenemos un rango más fuerte de check en un escenario en el que somos los underdogs.

Esto puede parecer poco relevante para muchos jugadores más noveles pero si por ejemplo abrimos en botón y nos defiende la ciega grande, cae un flop 885 y siempre que tengamos el 8 apostamos enorme, cuando estemos jugando check, el rival puede llegar a la conclusión que nuestro rango no tiene demasiadas manos fuertes por lo que podría tumbarnos fácilmente con una apuesta y deberíamos idear una estrategia que sea quizás cambiar a un tamaño de apuesta más pequeño y así poder meter más manos de valor y chequear alguna mano fuerte de vez en cuando.

CONCLUSIÓN

Este artículo no es una guía estratégica como tal, más bien  tiene el objetivo de abrirnos la mente en lo que a póker se refiere. Digamos que es la guía para construir nuestra guía estratégica y se basa en dos pilares:

1. Centrarnos en la calidad de las decisiones

2. Tomarnos cada spot como una pantalla que resolver con el máximo EV posible.

Percibir el juego de una manera correcta nos ayudará a tomar las mejores decisiones en el futuro.

No basta con leerlo y estar de acuerdo , hay que interiorizarlo, que se plante en nuestra cabeza la idea de por qué hay que regirnos por Ev nos ayudará a no cambiar de estrategia cuando las cosas no vayan bien lo que a su vez nos garantizará tranquilidad a la hora de jugar.

Si entendemos cada escenario como una pantalla de videojuego podemos tomar vuelo alto para intentar ejecutar la mejor estrategia que podemos realizar con los recursos estratégicos que disponemos.

Una vez tenemos todo esto claro solo falta estudiar la mayor cantidad de situaciones que se puedan dar en una partida para posteriormente llevarlo a cabo.

Espero que os haya servido, si tienes ganas de saber cómo enseño, doy clases en www.mentopoker.com en la sección de Spins.

Puedes seguirme en las redes:

Twitter: Spadejack10

Instagram: Teuso8

¡Y seguirme por la calle si es para invitarme a una cerveza!

Mucha salud y cuidaos mucho.

Lo escribo en inglés no por nada, sino porque la vez que más he aprendido escuchando estas dos palabras ha sido en un juego en el cual puedes optar a rendirte y si la mayoría absoluta vota que sí, se acaba la partida.

Por si alguien está leyendo esto en el siglo XXII, venimos – los del Real Madrid- de ganar y remontar al PSG, un final de infarto contra el Chelsea y heme aquí, un año más, en las semifinales de champions.

Nunca tendremos la certeza de las razones que nos traen a estos momentos de remontadas tan intensos, así que, si estabas buscando una fórmula matemática, este no es tu sitio.

Analicemos cómo tomarse una competición de cualquier tipo.

Una derrota peleada vale más que una victoria casual

En un primer lugar, aceptemos que en la vida vamos a tener victorias y derrotas, casi nunca tenemos una situación neutra. Podemos pensar que una derrota sabe a empate ya que no nos supone demasiada pérdida pero siempre, si somos sinceros con nosotros mismos: o ganamos o perdemos.

Hablando de escenarios competitivos como puede ser el laboral o el simple deportivo, estamos buscando mejorar porque cuanto más mejores mejor nos lo vamos a pasar. Esto al final es un círculo vicioso: aprendo, mejoro, me lo paso bien, más ganas tengo de aprender, más comprensión tengo del juego etcétera.

Si queréis saber cuál creo que es el mejor método para mejorar, se basa en dos grandes pilares:

Sin estas dos variables, para mí, no se puede mejorar mucho.

  1. Autocrítica: Crítica que una persona hace de sí misma o de su obra.

O dicho de otra manera, no tener un ego de mil demonios y saber reconocer cuando lo haces mal para no echar las culpas siempre a factores externos siempre que caigas en una derrota.

  1. Confianza :

Esperanza firme que una persona tiene en que algo suceda, sea o funcione de una forma determinada, o en que otra persona actúe como ella desea.

Como me gusta pensar a mí: confianza en el proceso que sigues antes de empezar a realizar tu actividad.

Gracias a estas dos variables podemos tener seguro que si lo mezclamos con esfuerzo estamos abocado a mínimamente disfrutar el camino.

¿Por qué estas dos variables son fundamentales?

Gracias a la autocrítica podemos tener claro que vamos a mejorar ya que cada error será analizado y seguramente en el futuro se de en mucha menor frecuencia.

Un ejemplo para el póker: “No puedo evitar parar de mirar la gráfica mientras juego”.

Si no puedes dejar de mirar la gráfica es porque piensas que la gráfica dictamina cuan bien o mal estás jugando mientras que si sabes de póker, sabes que realmente es una muestra completamente falsa de la realidad.

Gracias a la autocrítica, puedes pasar completamente de lo que te cuente la dichosa gráfica y saber analizar los Spots que se van dando si los estás jugando bien o mal SIN tener en cuenta el resultado final.

Con la confianza en el proceso sucede algo similar, si somos capaces de saber cuando nos equivocamos y vamos a mejorar en ese escenario, con la confianza podemos hacer lo mismo pero para bien.

Si estamos estudiando una situación para desempeñar una estrategia P.ej: “Siempre que salga AK2 apuesto todo el rango a 25%”, estamos más preparados cuando nos salga un AK2.

Esto parece obvio pero mcuha gente estudia situaciones para luego in-game comenzar a improvisar.

Me gusta ver el póker como una cantidad de estrategias tronco que se van ampliando conforme más sabes de teoría con muchas ramas.

Y…¿La confianza?

Pues gracias a tener claro lo que estudiamos y cómo desempeñarlo en las mesas tenemos que confiar de manera bilateral: estudiando y jugando.

Si jugando tenemos claro qué hacer sin importar que vaya bien o mal (a veces perderemos apostando en el AK2 y a veces ganaremos, la cuestión es ganar más del 50%) y sabemos reconocer nuestros fallos, es imposible que no mejoremos con el paso del tiempo.

Una vez tenemos el camino, debemos tener la capacidad de ganar

Todo esto no sirve de nada si nos venimos abajo cada vez que las cosas empiezan mal.

Imaginaos cuantos partidos el Real Madrid o Rafael Nadal hubiesen perdido si en momentos de máxima tensión con muy poco por ganar y todo por perder hubiesen echado los brazos al suelo.

Hay algo que está claro, da más pereza esforzarse cuando las cosas no van bien.

Es muy fácil jugar una semi final de champions yendo 2-0 y con Messi arriba.

Cuesta más esforzarse y correr como si fuera tu último partido cuando vas 0-2 y tienes a De Jong en la delantera para recibir.

Pero ahí, amigos míos, es dónde reside la diferencia.  Hay personas que les da igual la posibilidad de ganar, porque saben que si bajan los brazos es de un 0, pero, que si se esfuerzan raro que no pase del 1%, lo cual ya es algo más.

Esto es algo que sirve para póker, deportes y cualquier competición. Mismamente, si juegas al League of Legends (Juego 5v5 online) verás que hay muchos jugadores que automáticamente cuando la partida empieza mal le dan a rendirse (se necesita mayoría para perder la partida).

Si todo el mundo jugase los partidos hasta el último punto con la misma intensidad no se da cuenta que acabaría ganando un % muy elevado de partidos más cada temporada.

Cuando la gente se pregunta por qué el Real Madrid, Rafael Nadal consiguen tantos títulos y gestas, yo lo tengo claro: trabaja cada día para mejorar y nunca des un partido por perdido. 

Bienvenido lector, como siempre, sea desde el móvil, revista física o la App de Club.

En este caso, puede ser el artículo o entrada de blog más especial que haya jamás escrito. 

¿A qué se debe esto? Para todo aquél que esté leyendo esto en el momento de su publicación será muy consciente de la situación global que se está viviendo.

Para aquellos futuros lectores que estén leyendo el artículo en unos meses, estamos en la época del Covid-19, finales de abril, a punto de empezar a salir a la calle para poder hacer ejercicio.

A todo lector que venga dentro de unos meses le envidio, porque qué bien se vive a toro pasado. Dentro de unos meses conoceremos la nueva realidad para la sociedad y para lo que más nos atañe a nosotros en este caso, el póker. Lo único bueno que puedo deciros ahora mismo es que el ser humano es un animal que goza de una adaptabilidad abismal. Nunca nos acordamos del dolor o ansiedad que sentimos en el pasado lo cual nos permite avanzar. Así que ánimo y ya veréis que en unos meses todo parece mucho más factible.

COMENCEMOS

No hay lugar a dudas que el póker online está viviendo un segundo boom. Las variables que se dan son las mejores. La gente tiene mucho tiempo libre en casa, tiene una necesidad inherente al ser humano de socializar y las salas dan una extensa oferta de torneos.

En un primer lugar daré mi opinión sobre los jugadores que han entrado en el mundo online con la cuarentena y en un segundo punto, los posibles cambios que tendremos en el universo de póker en vivo.

NUEVOS PERFILES DE JUGADORES ONLINE

Todos conoceréis a gente que no juega asiduamente y que ahora mismo, como el que se echa un Monopoly online, crea un home game para jugar con sus allegados. ¿Tiene algo de malo? Seguramente en estos casos ninguno. Es decir, habría que identificar qué mueve a esa población que no tiende a jugar de manera habitual a abrir una cuenta y ponerse a jugar con amigos.

En este caso, es muy sencillo, la necesidad de socializar con amigos y jugar a algo que seguramente hiciesen de manera física si las circunstancias lo permitiesen.

Otro tipo de población que puede verse afectada pero esta vez de manera negativa, es la que tiene problemas con el juego, este perfil sí puede ser problemático el tener tantos días en casa si es asiduo al juego Online. Pero como en cualquier ocio, hay gente que no puede o sabe controlarse y acaba el ocio controlándole a él.

Lo que hay que entender en este sentido es que la mayoría de la gente que está jugando ahora mismo que normalmente no utiliza el online, lo hace sin ninguna ambición económica. Si no puramente ociosa ya que por 5€ tiene un plan para toda la tarde con sus amigos: faroleándoles, haciéndoles todo tipo de tretas para llevarse la mano mientras lo comentan por un grupo de whatsap.

Si preguntáis por ahí, veréis que la mayoría de gente que no jugaba Online pre-Covid, únicamente está jugando home games con sus amigos por dos duros para pasar el rato.

Algo que el gobierno parece entender de otra manera sin haber analizado de dónde y cómo juegan esos nuevos jugadores.

Las estadísticas son sólo números que se pueden manejar al antojo de cualquier conferenciante. Como ha pasado en este caso con el póker estigmatizado por la clase política que nos gobierna.

Me explico: si tenemos una subida de jugadores online, aunque sean de dinero ficticio, pueden explicar – en base a una gráfica- que hay muchísimos más jugadores y que hay que frenar todo porque conlleva un riesgo bestial para estos nuevos jugadores. Ahora mismo hay muchos más jugadores y la mayoría lo hacen por puro ocio y compartir momentos online con amigos. En este sentido creo que se ha aprovechado un momento de debilidad colectiva para implementar medidas que cohíben la libertad de cada individuo a la hora de pasar sus ratos libres y no solo eso, sino que con las medidas adoptadas tienen menos probabilidades los jugadores recreacionales de acercarse a ser “Break-Even” en ciertos límites.

PÓKER PRESENCIAL

En este caso, quiero hablar bien de cómo pienso que será la vuelta al Póker presencial ya que el Online, como es normal, no va a sufrir grandes cambios.

En primer lugar, tenemos que ser conscientes que es posible que la forma de socializar tal como la conocíamos puede cambiar tras este brote. ¿Por qué digo esto? Porque el Póker presencial es indudablemente la versión del juego que más incorpora el factor social per se.

La forma de saludarse, que no es más que mostrar respeto hacia la otra persona, ha ido cambiando desde el principio de los tiempos. Desde un punto de vista antropológico es muy posible - no tengo las nociones para tener veracidad en este asunto- que dar la mano partiese de mostrar que no tienes un arma a la hora de hablar con alguien o bien enseñarle a esa persona que no te da ningún tipo de pavor tocarle y hacerle ver así que entiendes que no tiene ningún tipo de enfermedad contagiosa.

Hay que tener en cuenta que el Póker presencial tal como lo conocemos es una cesta de virus (como lo son actividades cotidianas como darse las manos, utilizar el móvil en el aseo y múltiples tareas diarias). Puede que no nos diésemos cuenta ya que los virus que más se propagan son aquellos que menos letalidad tienen por una cuestión de supervivencia. Los virus no tienen vida propia y por lo tanto requieren de otros organismos para reproducirse, por ello los más comunes son también los menos letales ya que no ponemos tanto empeño en eliminarlos.

Desde gente que nunca se lava las manos después de ir al baño a gente que come en la mesa (importante remarcar que no es algo exclusivo al Póker si no que le pasa a gran parte de la sociedad). Hay que entender que en una mesa de Póker se pasan fichas de un jugador a otro. Si toses, aunque te tapes, vas a tocar las fichas para jugar, las cartas y hablar a menos de 2 metros de cada persona.

Esto puede ser uno de los grandes problemas del póker en vivo y curiosamente no es por el juego en sí, si no por los jugadores. 

Soy bastante optimista en este sentido y creo que después de esta terrible pandemia la gente tomará consciencia de la importancia de la higiene personal por el bien de uno mismo y su comunidad. Y lo más importante de todo, no sólo en el Póker, si no en por qué es importante mantener una higiene personal cuidada.

Por si a alguien le quedaba alguna duda, el Póker en vivo es el Póker original. Es un juego de cartas que requiere de interacción para ser puro, por lo tanto, cuidar este formato es vital para que la gente no pierda las ganas de ver partidas en directo, retransmisiones de eventos vía Youtube y seguimientos maratonianos vía revistas online. Si el Póker en vivo goza de buena salud, el Póker online y el movimiento en todo el mundo del sector va para arriba.

Lo único que me atrevería a pedir es que tenemos que ser un ejemplo de ciudadanos responsables para que permitan que haya torneos y se atestigue que hay menos riesgo que en otros eventos.

¿A qué tendríamos que renunciar o a qué deberíamos obligar a los jugadores?

Seguramente a algo que tendría que ser norma social. 

Lavarse las manos antes de entrar a la mesa, taparse con la manga y no con la mano al toser, comer platos que únicamente se puedan comer con cuchillo y tenedor.

El uso obligatorio de mascarillas por muy incómodo que resulte para el póker presencial, ya que se dificultaría la palabra - como si no fuese ya muy difícil entender a la gente entre “Call” y “fold”.

Quizás el uso de guantes para las fichas que se cambiaría en cada pausa – aunque no estoy seguro de la viabilidad de esto-.

EN DEFINTIVA,

el Póker se ha alzado una vez más como una respuesta – a mi modo de ver- para pasar un buen rato con los amigos. Un juego de cartas de toda la vida sólo que tiene más emoción y no lo digo por jugarse cantidades de dinero que molesten, si no, porque aunque sean 2 Euros (lo que vale una cerveza) ganárselos a tu amigo por ser más agudo mentalmente, farolearle o pagarle con una mano media y que te muestre farol, no tiene precio.

El Póker Online está más vivo que nunca con muchísima gente disfrutando del lado bueno que tiene cualquier juego.

El Póker en vivo requerirá de algún cambio y apoyo de todos los jugadores posibles. La única manera de salir adelante con toda la hostelería, festivales de Póker es apoyarlo. Si queremos que siga habiendo más de lo mismo y la oferta tan amplia que teníamos no podemos darle la espalda cuando se permita el curso “normal” de torneos.

Espero que este artículo os coja a todos con buena salud y la de vuestros allegados.

Nos vemos en el primer torneo en vivo para echar unas manos y tomar un buen chuletón, no dudéis en comentarme por twitter @Spadejack10 qué os ha parecido el artículo.

Salud, besos y abrazos para todos.

En este vídeo os traemos un vídeo explicando la estrategia a llevar en niveles medios de Spins: 25s

Es la parte 1 así que si queréis parte 2 en 25s y parte 3 en 50s-100s dejadlo comentarios y likes para tener claro que os gusta!

IIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIII
Escuela de póker: CASH SPINS TORNEOS
Suscripción 30 días sin permanencia
www.mentopoker.com
No olvideis darle a Like para ir creando más contenido!

Redes sociales:
Miguel Spade:
Instagram: Teuso8
Twitter: Spadejack10

LINKS DE COMPRA:

RATONES:
Mxmaster: https://amzn.to/2Zd6KTq
Evoluent: https://amzn.to/3nUleSA
Razer: https://amzn.to/3u4hdvG
RECOMENDACIÓN: LOGITECH https://amzn.to/3hSyRhl
Alfombrilla: https://amzn.to/3EScySS

ESCUELA:
www.mentopoker.com

TECLADO:
Craft: https://amzn.to/3hZeUFv

AURICULARES:
Bose QC: https://amzn.to/3lS51KO
Sony: https://amzn.to/39sQWxL
Mi recomendación: Bose 700 https://amzn.to/3hVaGyA

PANTALLAS:
Plana principal: https://amzn.to/39r1ZYv
Curva principal: https://amzn.to/3ktHEbg
Plana 32 más económica: https://amzn.to/3EJFZ9C
Auxiliar 27' : https://amzn.to/2XJlSra

Brazo montaje: comprobar tamaño y peso https://amzn.to/3lN10aO

SOFTWARE:
Poker tracker 4
Piosolver 2.0

STREAM: ELGATO
Streamdeck: https://amzn.to/3hZMoDE
Foco: https://amzn.to/3zB78aO

ALTAVOZ:
Sonos: https://amzn.to/39seC5g

En este caso os presentamos cómo es la web para aprender póker www.mentopoker.com
Todo lo que necesitas saber

IIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIII
Escuela de póker: CASH SPINS TORNEOS
Suscripción 30 días sin permanencia
www.mentopoker.com
No olvideis darle a Like para ir creando más contenido!

Redes sociales:
Miguel Spade:
Instagram: Teuso8
Twitter: Spadejack10

Aunque el póker online siempre me ha resultado más interesante reconozco que incluso para un perfil como el mío, el juego en vivo tiene un encanto especial.

Desplazarse a otra ciudad, tocar las cartas, ver las caras de los rivales, intentar controlar el torrente de emociones durante el transcurso de la mano, la ilusión de poder hacer un deeprun.

En este artículo vamos a hablar de uno de los temas de moda, la vuelta del póker en vivo a nuestro país tras un año y medio de parón.

Como ya he comentado, no soy un gran especialista de la modalidad, apenas he jugado cinco torneos "importantes" en mi vida.

Está vuelta del póker en vivo me ha tocado jugar un rol que nunca hubiese imaginado, cubriendo etapas como periodista para Poker-Red.

Aunque la diferencia de papeles es importante voy a comentar algunas puntos en común.
Uno no puede escribir un artículo de póker en vivo, sin hablar de la ilusión. Muy importante tanto cuando he acudido como jugador cómo de reportero. En ambos casos, el viaje ha comenzado días antes del evento en si.

Ese momento en el que planeas el viaje, preparas tus mejores prendas para la ocasión, escribes a los colegas para ver si os vais a encontrar …

Esa bonita sensación, esa mezcla de nervios y motivación, ese picorcillo en el estómago que te animas sacar tu mejor versión.

Hasta el momento, Madrid, Barcelona, Málaga y Castellón han sido testigos de excepción de las ansias que existían por volver a los casinos y han arrojado unos números espectaculares, con grandes colas de lista de espera y recogiendo números de participación realmente optimistas.

Desde la prensa, los miedos que enfrentas son muy diferentes a los que sientes como jugador. Agazapado en una esquina del casino, te preparas para una jornada de intenso trabajo. Una larga jornada de póker en la que esperas estar a la altura. Enseguida agradeces el buen trato que generalmente te ofrecen los participantes, que facilita mucho el trabajo.


Y ahí estás, paseando por las mesas mientras te fijas en las caras de alegría y la ilusión que emanan los jugadores que se sientan esperando, concentrados esperando el Shuffle Up and deal, con la esperanza de tener una gran jornada que les permita avanzar jornadas. "Si quieren guerra, I´m ready"

Tras las primeras manos, notas que el ambiente en el casino se relaja. Empiezan a llegar las primeras eliminaciones, y con ellos los primeros lloros. También llegan los primeros reencuentros. Personas que hace años que no ves, gente que ni siquiera sabías si ibas a volver a encontrarte, o al fin conoces a personas que solo habías visto a través de una video llamada o un chat.


Y llegan los planes y vuelve el subidón. Planeas y planeas, comidas, cenas, juergas, actividades como motos de agua, paintball… Algunas de ellas pasarán y otras se quedarán en el tintero.


A medida que avanza el torneo y el numero de participantes baja, llega un momento especial, la burbuja. Es difícil describir toda la energía que se siente en esta fase. Una fase clave para el devenir del evento. En este punto se mezclan los jugadores qué deciden jugar esta fase te manera de super agresiva "van tan violentos porque tienen grandes planes" junto con jugadores que se agarran a la mesa peleando con un microstack, con la esperanza de colarse en premios.


Y con la explosión de la burbuja, el primer objetivo del fin de semana. Soñar con un gran resultado, está totalmente permitido, y es que "hasta que pite el árbitro, aquí nadie está conforme".


Tanto siendo jugador, como reportero, como el amigo de un jugador con vida en el torneo, este momento es incomparable. Te enchufas al evento, no quieres perderte la acción. La mayoría no llegarán a la mesa final, pero eso no impide que el ambiente en el casino pase a ser festivo. Las cervezas vuelan, los railes cogen color. Solo unos pocos conseguirán disputar esa última mesa.


Y llegá el final del torneo. Si has sido de los afortunados que vuelve con un gran premio, o si lo ha hecho un colega tuyo la alegría es inmensa. La sala se funde en abrazos y felicitaciones. Se entrevista al ganador, que generalmente muestra un tono de piel similar al de un inglés en pleno agosto en Benidorm y una sonrisa de oreja a oreja. Y llega la paz.


Los jugadores van abandonando la sala, que no la noche y el casino se sumerge en un silencio que solo se rompe por los sonidos de la organización (currazo el suyo) recogiendo las mesas y el decorado. Salen los crupieres, protagonistas indispensables. Cansados, pero orgullosos del trabajo realizado.


Llevas 48 horas en un casino en cuatro días y sin embargo, lo único que haces es contar mentalmente los días que faltan hasta que vuelvas a vivir otra experiencia similar.


Definitivamente, un torneo de póker en vivo es muchísimo más que un torneo de póker en sí. Vuelves a tu casa, cansado pero feliz por la gente que has conocido y todo lo que has vivido, y mientras esbozas tu mejor sonrisa y piensas "para bien o para mal esta es la vida que elegimos".

Copyright © 2022. Mentopoker.
Copyright © 2022. Mentopoker.
crossmenu