El merecimiento puede no generar el éxito, pero trae siempre el amor propio.‬

Lo peor del hombre es el cortoplacismo, aún sabiendo desde los 10 años que la muerte es algo seguro. Hace que seamos malos ecologistas y buenos fumadores.

Y sinceramente, creo que estamos en la búsqueda constante del amor propio. Para algunos, desafortunados intelectualmente en mi opinión, se traduce en tener más dinero, tener mejor mujer/marido, visitar más países o tirarse a más personas. Sin darse cuenta que todo eso acaba terminando en sentirse bien consigo mismo y que quizás hay cosas que te puedas ahorrar, centrándote así en ir directamente a buscar tu amor propio.

Entonces, si la vida es conseguir el éxito y el éxito empieza por el merecimiento pasando por el amor propio, habría que esforzarse primero en lo último para así ir escalando.

Saber que lo das todo en lo que te gusta y que eres justo, en mi caso con alumnos, se traduce en éxito.
Nunca podría llegar a ofrecer algo que no pueda satisfacer. Si la vida es una proporción de ocio*/trabajo y el dinero, que consigues con trabajo, sirve para mejorar el ocio, tienes que asegurarte que estás ponderando correctamente. *Dentro de ocio, incluyo los trabajos que disfrutas de la misma manera que tu ocio.

Parece un tópico, pero qué gusto da, cuando trabajas en algo que amas y encima la gente te lo reconoce.

Adoro la competencia, sana, ya que es lo que mantiene vivo cualquier trabajo. Como decía al principio, el amor propio es algo asegurado tras el merecimiento, es lo único que te aseguran cuando curras como un animal. Pero, cómo vas a saber tu merecimiento sin una competencia? Es una necesidad, ya que la competencia en cualquier sector -o aspecto social- hace que las cosas sean más sabrosas, y el sabor del crecimiento en % de clientes pueda derivar en felicidad diaria.

Si vas hacia alguien, llámalo X, que te atrae y consigues mediante dos palabras entablar una relación, como de placentero es? ¿Mucho? Imagino que piensas que sí, pero, y si te digo que estabais los dos en una isla desierta y no había nadie más con quien “relacionarse”. Quiero que imagines la sensación, todos hemos intentado algo y fracasado/triunfado. Compara lo que has sentido al principio con la sensación de saber que eres el único plato del que puede picar X. Te sienta igual de bien eso que si hay muchas personas interesadas, igual de agradables que tú, pero al final eres tú quien triunfa?

La competencia es lo que hace que merezca tanto la pena ligar, divertirse, incluso trabajar.

Ya sea en un aspecto laboral, social, hace que todo merezca más la pena.
Si solo hubiese una escuela en el sector y tuviésemos a X alumnos, estaría bien pero no sabría decir cuanto, a nivel personal interior. Cuando sabes que hay muchas otras, muchas muy buenas con grandes profesionales detrás ( Zeros, educapoker con Jokin and co, 2nd barrel de mi querido catof, nenemad huesi y rober, todas ellas escuelas recomendables) y conseguimos tener a tanta gente, me voy cada día a dormir contento sabiendo que merece la pena. Que merece la pena haber estudiado 1 carrera y dos másters, haber dejado todo de lado y hacer lo que más me ha gustado desde los 15 años, estudiar póker y enseñarlo.
(Hace unos días puse un twit y lo quité al momento porque me di cuenta que básicamente era dar publicidad gratis, lo único que critiqué fue una copia total del modelo de marketing. Ni pedí cambiarlo ni nada, me hizo gracia y fuera, me da completamente igual. Luego cada uno es libre de hacer ese tipo de cosas poco éticas y tomar el papel de víctima, incluso difamar una marca, un estándar hoy en día. No hablo más del asunto ni contestaré por razones ya citadas.)

La competencia no solo ofrece a uno de los actores principales la sensación de éxito y amor propio si no que a los clientes les ofrece lo que me gusta llamar “ el divorcio con las empresas”. Me explico, sin competencia ocurría lo mismo que hace decenios, te casabas y aguantabas porque te habías casado. Hoy en día, que alguien se divorcie es motivo de alegría, si han llegado a ese punto seguramente estén mejor separados.


La competencia es tan sumamente buena, que es lo que mueve al ser humano para ser cada vez mejor como especie – a priori- . Si por un momento te paras a pensar, Cervantes consiguió que la figura del héroe pasase a ser más débil y para ello le añadió una figura más humana y con más defectos visibles a primera vista como Sancho. Esto, para mí, creó algo completamente diferente en la forma de entender la vida, en el mundo de la literatura y del cine se empezó a utilizar el dúoen en el cual: el uno no podría avanzar sin el otro; ejemplos como Frodo y Sam, Harry y Ron, Sherlock y Watson. De esta manera se podía conectar aún más con la audiencia y se le daba una dosis más de realidad. Quitando el estigma al hecho de fallar y no ser perfecto con una única condición: tienes que volver para intentarlo otra vez. Si fracasas es que lo has intentado y deberías estar contento contigo mismo, si lo logras, seguramente tengas que ir buscando más metas, porque el completo amor propio no existe.



Esto no sólo se aplica a empresas y parejas. Si estás sólo en tu trabajo, como puede ser tu carrera profesional de Poker. Estás en permanente competencia con otros rivales, unos que estudian más o menos, otros que runean más o menos. Lo último facilita mucho las cosas pero nunca puede ser una excusa ya que es algo adherido al Poker per se. El amar la competencia y querer ir siendo cada mes la mejor versión de ti mismo, no tiene precio. A mi modo de ver, si pasa un mes y no piensas “Madre mía, soy mucho mejor que el mes pasado” es que algo estás haciendo mal. Repito que tiene que ir paralelamente a lo que va a hacer que te quieras más, si no es ascender en el poker, puede ser solo ganar dinero para vivir en Asia haciendo Surf. Por lo tanto merece la pena reflexionar sobre ello y no caer en la trampa de buscar lo mismo que el vecino. Ahorras tiempo y vas a ser más eficiente si sabes exactamente lo que realmente quieres. Que por si no te has dado cuenta todavía, si hay estrellas de Rock que se suicidan y jugadores de NBA que acaban BUSTOS seguramente sea la prueba fehaciente que el dinero y la fama no lo es todo. Un ejemplo clásico es: no me gusta estudiar, prefiero jugar. Pero vas a disfrutar jugando de esa manera? Realmente es jugar lo que te gusta? O es la sensación de ganar jugando. Para ello hay que tomar las riendas. El azar no puede ser algo que te impida lograrlo ya que depende de qué horizonte temporal pongas. El último mes donde has perdido 100 Buy ins, sí, no te ha ido genial. Pero si lo ponemos en vista a un año, dos años… Depende completamente de cómo lo veas, y solemos verlo de manera ventajista, empezamos el down cuando acaba el UP anterior y así nos sentimos más protegidos del por qué nos va mal. Me gusta pensar cuando acabo all in con un 65% : “Me compensa meter 800 euros al 65%?” Sí, pues ya está, si alguien por la calle viene y te pregunta si te juegas 800 euros al 65%, le vas a decir que obvio, esto es lo mismo.

Como escuché a Pableras hace mucho en una entrevista “Buena suerte, mala suerte, quién sabe”. La vida está llena de estos dilemas. Estás en una mesa de cash, vas a fumar y no ves tu mano, tenías Ases: mala suerte. No fumas y puedes jugar la mano: Buena suerte, llegas al Flop y te stackeas en A53 y el rival tiene 42s random CC en BT: mala suerte y ojalá no hubieses jugado la mano. Todo depende de dónde empiezas a contar. La suerte no puede cuantificarse aunque a los humanos nos encante ponerle un límite a un down o un UP, por lo tanto, DEAL WITH IT.



Volviendo al asunto que me trae hoy aquí.

Si hay varias opciones, hay libertad de movimiento, lo que hace que las empresas tengan que esforzarse, no solo en atraer, si no en mantener. Lo que culmina con un material didáctico, juegos, servicios y bienes de mayor calidad.
Esta idea me ronda demasiado a menudo la cabeza hasta obsesionarme un poco.

Quería:
1) Ser fiel a mis principios, no ser un establo, ya que creo que se revienta ecosistemas tanto live como online, y las condiciones rozan muchas veces la usura vendiendo el sueño del póker ( no en todos obv). Esto se traduce, en términos económicos, en ganar 3838282828 veces menos que con un establo, pero tiene la parte buena que te quitas líos de cabeza en honor a la verdad.

2) Que la gente supiese exactamente lo que pasa dentro de la escuela.

Por eso decidí que en el twitter de mentopoker sólo se siguiese a alumnos de la escuela, para que cualquiera pueda preguntar directamente a otro cliente cómo es el estar dentro.
Otra parte que me encanta de no tener un contrato, es que no hay ninguna permanencia, y eso va en la línea de saber lo que vales. Ya que no están obligados a seguir contigo y si lo hacen, es algo que llena de orgullo. Ver los grupos y ver a tanta gente, desde Leo Margets, clásicos de Hu niveles altos como Polete, de mtts como Onceangelito o Huesinator a alumnos de 2s creciendo a nivel brutal ( no voy a nombrar más porque si no no pararía).

A modo de conclusión:

Si la vida es buscar el amor propio ( búsqueda que no concluye nunca) basado en los méritos que tú consideres, de manera subjetiva, más los que los terceros te confirman de manera más objetiva, voy por buen camino.
Ahora mismo llevo 1 semana y media sin jugar, solo estudiando -incluye preparar clases- y saliendo por ahí y no podría estar más contento de descansar de jugar.

Confío, que después de la entrada, os haya podido acercar mi pensamiento de cómo la competencia hace que seas más feliz cuando haces las cosas bien y cómo acabas consiguiendo acercarte un poco más al éxito personal, el cual realmente disfraza una cantidad magna de amor propio. Hay mil ejemplos en la vida y la historia dónde se podría ver la unión entre éxito y amor propio. Por qué Alejandro, desde Macedonia no paró cuando había conseguido lo que nadie antes, por qué la gente quiere ese puesto, ese millón, etc…

Espero que os haya gustado este escrito, que compartáis si os ha gustado ya que es algo que anima bastante a escribir más y que se comparta es la moneda con la que sabemos si ha gustado o no.
Que disfrutéis el verano, no perdáis la vida intentando ganarla, y a jugar disfrutando. El hombre más inteligente para mí es el que cambia de opinión cada cierto tiempo, significa que le dedica mucho tiempo a pensar. ¿ Por qué el hombre tiene pereza y un perro se levanta de un sueño profundo en 2 segundos? Seguramente sea porque no tiene nada asegurado, la comida la disfruta como si fuese la última y no puede pensar “ ya lo haré luego” lo lleva en los genes. Intenta ser un perro con tus pasiones, no dejes nada para mañana porque igual te quedas sin bocado.

  • Miguel, Spadejack10 Coach en Mentopoker

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies